La desnaturalización del contrato de prestación de servicios

Antes de seguir adelante quiero dejar en claro que el contrato de prestación de servicios es una modalidad contractual considerada legal dentro de nuestro ordenamiento jurídico, a pesar que con el paso de los años, ha generado una desnaturalización de la relación laboral, al transgredir y menoscabar importantes mínimas fundamentales y derechos de los trabajadores.

Es por ello, que si usted es ‘contratista’ o lo fue, se encuentra o estuvo contratado por una entidad pública, empresa privada o persona natural bajo esta modalidad?, le fue impuesto horario de trabajo y sometido al acatamiento de órdenes de instrucciones?. Esto es lo que debe saber si dentro de tal relación permeó un contrato de prestación de servicios o una verdadera relación laboral.

Dada la inconformidad y/o confusión que dicha forma contractual genera, téngase en cuenta que los elementos esenciales del contrato de prestación de servicios son la autonomía e independencia de la ejecución del servicio. Que pueden verse desfigurados cuando se demuestra la concurrencia de los tres elementos constitutivos de la relación laboral, es decir, cuando la prestación de servicio es personal, subordinada y remunerada; más aún cuando el Código Sustantivo de Trabajo contempla la presunción legal, que toda relación de trabajo se presume laboral.

De ahí que la jurisprudencia ha establecido que se configura una relación laboral, independientemente del nombre que las partes les asignen o denominen al contrato, pues lo realmente preponderante es el contenido de la relación de trabajo. En dicho caso, el derecho al pago de las prestaciones sociales surge a favor del llamado “contratista”, en aplicación del principio de la primacía de la realidad sobre las formalidades contenido en el artículo 53 de la Constitución Política, lo que se ha denominado como contrato realidad, esto es que los hechos en que se desarrolló y ejecutó la relación laboral supera lo meramente documental o pactado entre las partes.

Si esto se presenta, usted tiene derecho de acudir al juez laboral o juez administrativo (dada su vinculación con el sector público) con el fin de que se declare y reconozca la relación laboral y se ordene al contratante-empleador cancele las prestaciones sociales dejadas de percibir como son: cesantías, intereses a las cesantías, auxilio de transportes, compensación en dinero de vacaciones, devolución de dineros aportados al Sistema Integral de Seguridad Social, entre otros.

Ya que para nadie es un secreto que dicha forma de contratación es la principal forma de vinculación en el sector público y privado, que en muchos de los casos busca ocultar verdaderos nexos laborales y que conlleva, al sometimiento de estar vinculado de manera sucesiva y prolongada a una relación laboral sin tener el pleno de los beneficios y prerrogativas salariales, prestacionales e indemnizatorias que cuenta un verdadero trabajador.

Por: Andrés Julián Peralta Rodríguez – Abogado 

1 pensamiento sobre “La desnaturalización del contrato de prestación de servicios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *