Debates inútiles

Con miras a las próximas elecciones presidenciales en Colombia, se han realizado varios debates en distintas regiones con el fin de conocer más a los candidatos y confrontarlos para evaluar tanto sus propuestas como su oratoria.
Sin embargo, parece que estos debates han sido inútiles hasta el momento, ya que por más experiencia y criterio que muestren unos, o respuestas prefabricas presenten otros, la mayoría de la gente se niega a ver a su candidato con ojos críticos para juzgarlo y evaluarlo de forma justa.
Poder ver a los aspirantes a la presidencia uno al lado del otro, debería ser un excelente ejercicio para sacar conclusiones propias fuera de los apasionamientos que traen los colores políticos, ya que es ahí donde se puede ver no solo la capacidad de tienen para improvisar, sino la claridad mental que tienen sobre el país y sus problemáticas.
Contrario a esto, lo que vemos es que cada persona defiende ciegamente a su candidato así conteste mal, así se salga por la tangente, así incluso no vaya al debate.
Estas actitudes dejan mucho que pensar ya que demuestran que las posturas políticas, como los pensamientos personales son más rígidos de lo que creemos, y poder abrirnos a nuevas ideas y nuevos discursos puede ser una tarea muy compleja aún para esta generación.
Mí llamado desde esta sala de redacción es que los debates que quedan, los veamos justamente como espectadores, midiéndolos a todos como el mismo rasero, para poder analizar cuál de todos tiene las mejores ideas y la mejor actitud para afrontar el reto que será dirigir este país en el próximo cuatrienio.

Por Marbet Moreno

Un comentario sobre “Debates inútiles

  • el abril 18, 2018 a las 9:32 am
    Permalink

    Buen dia, gracias por ese punto de vista muy valioso, quizá en colombia tenemos ese orgullo inútil ciego muchas veces y por eso no vemos objetivamente unas cosa si no que sim,plem,ente nos encerramos en algo que creemos, algo así como la fe ciega, ojalá eso cambiara, pero entre mas ataques a nuestras creencias mas nos aferramos a ellas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *