Una terminal interminable

El sueño de tener una nueva y moderna terminal de transportes en Tunja, inició el lunes 20 de abril de 2015. En ese entonces y con una inversión inicial de 40.738 millones de pesos, la Gobernación de Boyacá, a través del Consorcio Nuevo Terminal, emprendió la obra de la Terminal Regional de Pasajeros que según el cronograma inicial se iba a entregar en 12 meses.

Hoy, tres años después seguimos sin terminal nueva. Las razones son muchas según los contratistas; la lluvia, los paro cívicos y hasta demandas han sido el palo en la rueda para que la obra hoy siga inconclusa.

La más reciente fecha de entrega fue el 11 de julio del presente año, la cual no se podrá cumplir por que la autorización para construir el carril de aceleración y desaceleración fue aprobado hace solo un mes, y aún no se ha firmado el contrato para su construcción. Los trabajos para realizar el carril que conectará la nueva terminal con la doble calzada están previstos para tres meses, por lo que la entrega del proyecto se alagará hasta el mes de agosto o septiembre del presente año.

Lo que nos podemos preguntar como ciudadanos es ¿Por qué tanta demora?. En otros países vemos que obras de verdadera complejidad arquitectónica son terminadas en solo meses, entonces ¿por qué una edificación como ésta ha presentado tantos líos y retrasos?.

Las responsabilidades durante estos últimos tres años han sido una incómoda ‘papa caliente’ que nadie ha querido tener en sus manos. La culpa según unos es del gobierno anterior y su mala plantación, para otros ha sido el manejo de la administración Amaya, para otros el contratista es el culpable y para otros es la falta de coherencia entre alcaldía, gobernación, asamblea y concejo municipal.

La cuestión es que más allá de encontrar un culpable, lo que realmente importa es terminar de una vez por todas esta obra que tanto necesita Tunja y la región. No puede ser que a Boyacá le quede grande una obra que en principio debió ser sencilla y a la que cada vez le salen más ‘peros’ que soluciones.

Ya está claro que no tendremos el puerto terrestre para julio y muy seguramente tampoco para este año, así que lo único que podemos hacer es rogar para que aunque sea solo por orgullo, el gobierno departamental y municipal, pongan en cintura a los contratistas y podamos tener algún día esta obra con la que tanto venimos soñando los tunjanos.

Por: Marbet Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *