A Colombia no le convienen las encuestas

A partir de hoy no se podrán publicar encuestas de intención de voto, así quedó establecido en una resolución que expidió el Consejo Nacional Electoral, al recordar que dicha información no se puede divulgar faltando una semana para las elecciones y el hacerlo podría acarrear millonarias multas.

La noticia desinfla a los inflados en las encuestas, a los mismos que han amenazado con suicidarse si pasan al olvido en el país, a los mismos que dicen que no llenan plazas, pero que las encuestas fantasmas reflejan la verdad de los resultados de las elecciones.

Una decisión necesaria sí, pero tardía, a Colombia no le hace bien ver los resultados de encuestas de intención de voto y pasamos por decenas de ellas antes de llegar a esta semana. Decenas en las que a mí no me preguntaron, a mis vecinos tampoco, a mis familiares menos, ¿a usted sí?.

Bueno, sin saber cómo obtienen los resultados, o mejor dudando mucho de los mismos, lo cierto es que se podría decir que lo mejor que se puede hacer en Colombia es prohibirlas, así se suicide el innombrable que no quiere que lo olviden.

¿Por qué?, sencillo, vivimos en un país que no lee, o al menos no lo suficiente, que se deja influenciar más por memes en redes sociales, así como de resultados de sondeos, que de un criterio propio basado en escuchar propuestas o analizar programas de gobierno.

A eso hay que agregarle que en las últimas votaciones registradas en Colombia, incluyendo el plebiscito por la paz, las grandes perdedoras son las encuestas, se han equivocado y nos han hecho daño, han ayudado a polarizar el país cambiando la intención de voto de las personas o induciendo a la abstención, pues los grandes analistas de las mismas hacen abren más las heridas haciendo pronósticos absurdos de lo que sería del país si ganara x o y propuesta, pero no basado en lo palpable sino en la supuesta opinión de las mayorías.

Los únicos resultados que necesita conocer el país son los de las elecciones, los demás deberían de quedarse al interior de los aduladores que quieren motivar a sus candidatos, subirle su autoestima o salvarles la vida, para el caso de los que quieren eternizarse en el poder así sea en cuerpo ajeno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *