Comparaciones odiosas

Aunque las comparaciones son odiosas, en este momento crucial por el que atraviesa el país es justo y necesario hacerlas. Las elecciones a la presidencia nos abren dos caminos, totalmente distintos pero que están cargados de mentiras e interpretaciones amañadas.

Dejando de un lado mis convicciones propias tratare de remitirme a los hechos, para entender de la mejor forma el panorama al que nos enfrentamos.

Por un lado, está Gustavo Petro del movimiento Colombiana Humana, quien ha sido satanizado a causa de un pasado que no se puede negar. Si, fue guerrillero, pero hay que entender que no nos podemos remitir al concepto del guerrillero actual que inmediatamente asociamos con las Farc o Eln. La guerrilla a la que perteneció Petro fue totalmente distinta, el M 19 nació como una manifestación social ante una injusticia y la indignación generalizada que provocó el fraude electoral que saboteó a Gustavo Rojas Pinilla impidiendo que llegará a la presidencia. Realmente era una guerrilla liberal integrada por jóvenes universitarios e intelectuales de la época. Dejando claro que no se puede medir con el mismo racero al M19 con otras guerrillas existentes en el país, cabe mencionar que Petro hace mucho tiempo dejó a tras su pasado y comenzó una extensa carrera política, con resultados tangibles.

Por otro lado tenemos a Iván Duque, un ex sanador del que no se tenían mayores referencias hasta este año, cuando de la mano de Álvaro Uribe puso su nombre a consideración para la presidencia de la República. Aunque muchos de sus seguidores aseguran que una cosa es él, y otra su mentor, no se puede negar que Uribe es el cerebro detrás de la imagen de Duque. Esta debería ser una alerta para analizar con cuidado sus propuestas, ya que contra Uribe se adelantan investigaciones por masacres y nexos con el narcotráfico en la actualidad.

Poniéndolos en la balanza, que será mejor para el país, ¿Un progresista que aunque perteneció a una guerrilla más liberal que de izquierda, hace décadas hace parte de la sociedad civil? o ¿un aspirante cuyo mentor al día de hoy sigue envuelto en investigaciones por delitos y masacres?.

Por: Marbet Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *