Una canasta cada vez más pesada

No se ha cumplido un mes del mandato del presidente Iván Duque, y ya los colombianos nos hemos encontrado con ingratas sorpresas como la reforma tributaria anunciada por el nuevo mandatario.
Con más impuestos y más tratados de libre comercio arrancó Duque su cuatrienio, medidas que no han dejado contentos a sus millones de votantes, que comenzaron a ver que sus propuestas en la práctica, distan mucho de sus afables promesas de campaña.
El golpe más duro lo veremos en nuestros bolsillos cuando veamos la realidad los nuevos costos de la canasta familiar, por cuenta del IVA con el que serán gravados los alimentos básicos.
Según el recién posesionado ministro de Hacienda y Crédito Público Alberto Carrasquilla, “tiene lógica” gravar toda la canasta con el fin de que los hogares más ricos puedan generar los recursos para generar devoluciones de ese IVA a los hogares más pobres o vulnerables. Sin embargo, no especificó bajo qué mecanismos ocurrirían esas devoluciones.
En teoría suena bien, pero el mecanismo para que esos dineros realmente lleguen a los estratos más bajos, todavía no se ha explicado. Los dineros de los impuestos se deben invertir en obras y desarrollo, pero todos sabemos que eso no ocurre en nuestro país, en donde se paga la gasolina más cara, los peajes más costosos y tenemos las peores vías, por citar un ejemplo.
Por lo pronto los colombianos tendremos que seguir haciendo malabares para poder cumplir con las cada vez más costosas obligaciones tributarias que siempre llegan con buenas intenciones.

Por: Marbet Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *