De agresor a víctima

El maltrato físico hacia las mujeres no es nada nuevo, siempre han existido agresiones dentro de los hogares, lo que ha cambiado es la forma en que reaccionamos como sociedad ante estos ataques, no solo hacia las mujeres, sino hacia cualquier persona.

El caso de la actriz Eillen Moreno, puso de nuevo en el ojo público estos hechos que pertenecen tristemente a la cotidianidad de muchas mujeres.

Lo que me parece más triste que ver el testimonio y las fotos de la brutal agresión, son las reacciones de muchas personas que aunque parezca ilógico, han terminado por apoyar y justificar  la conducta del agresor.

“Algo debió haber hecho para merecer esa golpiza…”, “es una buena actriz, por eso llora ante las cámaras…”, “ella se ve que no es un perita en dulce…”, son algunos de los comentarios que se ven en redes sociales respecto al caso.

Me pregunto, ¿la forma de responder a una agresión es con una agresión peor?, ninguna conducta debe justificar el uso irracional de la fuerza, y mucho menos servir para darle la razón al victimario.

Hasta que no entendamos que la víctima no es culpable y que ninguna persona merece un trato agresivo y violento, no dejaremos de ver casos como este, en donde la violencia es aceptada como forma de resarcimiento o respuesta válida a otra agresión. Finalmente crecimos en la cultura del ojo por ojo, pero entre tanta venganza, terminaremos ciegos.

Por: Marbet Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *