Reflexiones sobre el bien y mal

Definitivamente Colombia es un país pintoresco en muchos aspectos, de grandes contrastes, grandes amores y aún más gigantescos odios.
El más reciente ejemplo de esto es el escándalo viral protagonizado por el concejal Marco Fidel Ramírez quien pidió que la banda sueca Marduk no se presente en Colombia, por ser, según él, una agrupación ‘satánica’ que ofende los valores de la iglesia Católica. Ahora se anunció que el lugar para el concierto fue cerrado, y que la banda no podría presentarse.
Esta medieval historia, aunque parece irreal, es cierta y la estamos viendo en pleno siglo XXI, en lo que parecía ser un país laico.
Esta curiosa noticia solo refleja que nuestro país está dominado por juicios de valor que no están acorde a la realidad que vivimos, ya que parece que nos escandaliza más un grupo extranjero, que el ‘satánico’ sistema de salud que tenemos, las malévolas leyes que buscan quitarnos derechos como ciudadanos, las infernales condiciones de pobreza en que viven millones de colombianos, la diabólica corrupción de muchos de nuestros dirigentes y la preserva violencia de todos los días.
Quiera Dios, que podemos aprender a discernir entre el verdadero mal que habita entre nosotros a diario, y las cortinas de humo que solo nos distraen de los hechos realmente importantes.

Por Marbet Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *