Denuncia en Tunja: ¿Altruismo o malos manejos?

Ex miembros de la Sociedad San Vicente de Paul en Tunja, han manifestado su preocupación por supuestos malos manejos en dicha entidad por parte de la actual presidenta. Según la denuncia presentada por los voceros, el patrimonio de dicha entidad está cayendo en manos de particulares en lugar de servir a la comunidad.

La sociedad San Vicente de Paul es una organización privada sin ánimo de lucro que durante años ha venido prestando un servicio social dirigido a los niños de bajos recursos y a la comunidad de la tercera edad. La sociedad estaba integrada por miembros de la comunidad tunjana quienes a lo largo de los años habían donado casas y recursos económicos dirigidos a financiar estas obras benéficas.

La llegada de la actual representante legal Luz Esperanza Salamanca marcó una fractura en la sociedad, según los ex integrantes de la entidad, ya que al parecer estaría haciendo uso indebido de las donaciones y patrimonio de la sociedad.

“Ella fue elegida como presidenta, pero paulatinamente fue sacando a cada uno de los socios, hasta que quedó sola para tomar las decisiones del manejo de la entidad. En este momento quienes integran la sociedad son sus amigos y familiares”, indicaron los ex miembros de la Sociedad San Vicente de Paul.

De acuerdo con el testimonio de los denunciantes, Salamanca se habría puesto un salario superior a seis millones de pesos, e incluso habría vendido algunas de las casas de la sociedad, sin presentar los debidos informes sobre la destinación de dichos recursos desde el año 2015.

Los denunciantes aseguran que la sociedad no está cumpliendo con su objetivo misional, el cual es realizar obras caritativas por la comunidad de bajos recursos en la ciudad de Tunja.

El caso ya fue denunciado ante la Fiscalía General de la Nación y ante la secretaría de Participación y Democracia de Boyacá.

Facetas de Boyacá habló con Salamanca quien afirmó que ha cumplido con los objetivos de la sociedad establecidos en los estatutos.

“Hay personas que no están de acuerdo con el manejo que se le está dando a la sociedad y buscan comprometerme en cosas que no son ciertas. La ley es la única que determinará el trabajo que estoy realizando”, afirmó Salamanca.

La presidenta explicó que muchas instituciones pueden dar fe del trabajo social de la entidad como la Policía Nacional en infancia y adolescencia.

“Con el fin de esclarecer este asunto yo misma pedí la intervención de la Gobernación de Boyacá que es nuestro ente de vigilancia y control”, agregó.

Frente a los bienes inmuebles la funcionaria explicó que se tuvo que vender una de las casas de la sociedad, porque se encontraba en malas condiciones y representaba una inversión muy costosa para la entidad. Agregó que los dineros de la venta se encuentran en las entidades bancarias.

Por el momento la denuncia por enriquecimiento ilícito sigue en curso y la presidenta se encuentra en un proceso disciplinario por parte de la sociedad San Vicente de Paul a nivel nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *