Rinitis, no se acostumbre a los estornudos y los ojos llorosos: seis consejos para evitar estas molestias

Si una persona, hombre o mujer, presenta obstrucción y flujo nasal, estornudos repetitivos, enrojecimiento de la nariz, mucosidad en la garganta, ardor, dolor o rascado nasal, irritación en ojos, dolor de cabeza, trastornos de sueño, tos, respiración oral, voz nasal y sangrado, muy seguramente esté padeciendo de rinitis.

Esta patología crónica de la nariz y los senos paranasales caracterizada por inflamación de la mucosa. La rinitis “puede ser un indicador de que la persona tiene una predisposición a desarrollar más adelante los síntomas característicos de una respuesta anormal de la vía respiratoria, como por ejemplo asma”, explicó la doctora Layla María Tamer David, Directora Científica de NUEVA EPS.

 

Esta enfermedad es un malestar que tiene consecuencias en la calidad de vida de quienes la padecen. Sus síntomas llegan a alterar el sueño, la respiración, la ingestión de alimentos, y en general, las actividades del día a día.

 

En casos muy severos, y debido a la alteración del sueño, puede afectar el corazón y generar arritmias e hipertensión arterial o pulmonar.

 

Tipos de rinitis y por qué se desarrollan

 

Según la Doctora Layla, esta patología tradicionalmente se clasifica en alérgica y no alérgica, dependiendo de la causa de la inflamación.

 

La rinitis no alérgica puede ser temporal: aparece en determinada época del año y se debe a múltiples factores como olores fuertes, contaminación, materias participadas en el aire, humo u otros irritantes. También por cambios de temperatura. Los síntomas de rinitis no alérgica pueden también ocurrir como resultado del embarazo, trastornos de la glándula tiroides o como efecto secundario de ciertos medicamentos.

 

Por su parte, la rinitis alérgica se caracteriza por ser intermitente o persistente, según la frecuencia en que se presentan los síntomas. Puede producirse a causa de elementos como polen de árboles, césped y malezas o moho presentes en el aire, también por alérgenos interiores comunes como la caspa de mascotas, moho de interiores, excremento de cucarachas o ácaros domésticos del polvo que son criaturas microscópicas que se hallan en los textiles y colchones de la casa.

 

Deje atrás los estornudos y ojos rojos

 

Si padece de esta enfermedad debe tener una adecuada ventilación y aseo de su hogar y lugar de trabajo es vital.

 

  • Evite el polvo y los ácaros (frecuentes en almohadas, colchones, cojines), pólenes y esporas de hongos.
  • No se exponga a los cambios de temperatura bruscos y se recomienda cubrirse adecuadamente nariz y boca cuando sea necesario.
  • Evite tapetes que acumulen polvo, así como cortinas de tela y cojines.
  • Use almohadas y cobijas sintéticas que sean lavables.
  • Evite plantas y animales en la casa.
  • Evite lugares contaminados o donde se encuentren fumadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *