La UPTC, en camino a un sistema de matrículas justo y equitativo

En sesión ampliada del Consejo Superior Universitario, CSU, de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, UPTC, el gobernador de Boyacá y miembro del CSU, Carlos Amaya, defendió su postura a favor de la educación pública y apoyó la propuesta más justa y equitativa para los boyacenses frente a la nueva metodología de cobro de matrículas que empezaría a aplicar próximamente en esta institución educativa.

Se trata de la opción uno, de cuatro propuestas, en la que las poblaciones vulnerables del departamento serán las principales beneficiadas, acorde a sus condiciones socioeconómicas, y con la que se busca garantizar la esencia de la universidad pública y el acceso a la educación superior de los jóvenes.

La propuesta elegida, la cual fue construida técnicamente por la Universidad Nacional de Colombia, y desde el inicio ha sido apoyada por el Gobernador, contempla que el valor de la matrícula para todos los programas de pregrado se determine teniendo como base el 3.5 % del Salario Mínimo Mensual Legal Vigente. Por ejemplo, el valor mínimo que los estudiantes tendrían que pagar por semestre es de 77.460 pesos, el promedio es de 387.300 pesos y el máximo aproximadamente de 3 millones 800 mil pesos. Con este, si se le aplicara al 100 % de estudiantes activos, al 88 % de los mismos se les reduciría el costo notablemente y a cerca del 12 % se les aumentaría.

“Después de casi nueve horas de discusión se ha tomado la decisión por la mayoría del Consejo, apretada la votación, 5 – 4, de implementar la estrategia que ha venido siendo socializada por estos dos meses y construida con estudiantes y docentes, que si bien genera que la universidad va a necesitar más fuentes de recursos, genera sobre todo lo que siempre hemos defendido, un sistema de cobro de matrículas equitativo y justo, es decir, que estudiantes de más bajos recursos paguen menos, rebaja matrículas a estudiantes menos favorecidos”, afirmó el mandatario departamental al término de la jornada.

La propuesta elegida, además del gobernador Amaya, fue votada por el delegado del Ministerio de Educación, Jaime Vargas; el delegado del presidente Juan Manuel Santos, Rogelio Zuleta; el representante de los egresados, Eddye Reyes; y el representante de los estudiantes, Daniel Valderrama. Esta se escogió luego de cerca de nueve horas de discusión y participacion tanto de estudiantes, egresados, docentes, los consejeros y comunidad en general.

Entre tanto, la propuesta cuatro, que recibió cuatro votos (del representante de los ex rectores, Juan B. Pérez; del representante del sector productivo, Israel Romero; del representante de las directivas académicas, Adán Bautista; del representante de los profesores, Daniel Cárdenas) consistía en que al 57 % de los estudiantes se le disminuyera el costo de matrículas y al 43 % se le incrementara, teniendo en cuenta el 7 % del salario mínimo, es decir el doble propuesto en la opción uno; lo que hubiera significado costos mínimos de 154 mil pesos y máximos de más de 7 millones 700 mil pesos.

Lo que viene

Ahora, la tarea que tienen los consejeros es presentar la propuesta en audiencia este jueves 7 de diciembre ante el Tribunal Administrativo de Boyacá, que profirió un fallo obligando al cambio de metodología para el cobro de matrículas; no sin antes, como se determinó en compromisos del CSU, revisar el plan de acción y soporte financiero que ese día deberá tener listo la administración de la UPTC.

Ante la inquietud de algunos sectores políticos de una posible desfinanciación de la UPTC por la decisión tomada y teniendo en cuenta que el 14 % de los ingresos de la universidad son de matrículas, el mandatario de lo boyacenses reiteró su propuesta de un ‘Frente Común’, en el que la Gobernación pueda destinar mayor presupuesto y asignar recursos de la posible venta de las acciones de la Administración Departamental en Acerías Paz del Río; así como, junto con todas las fuerzas vivas del departamento, realizar gestiones ante el Gobierno Nacional y que la propia universidad pueda realizar un mejor manejo financiero, entre otras acciones.

“Estudiantes y familias boyacenses no deben ser los responsables del sostenimiento de la universidad. El Gobierno Nacional debe responder por su financiación. Además, la universidad debe hacer esfuerzos, ahorrando en contratación y en funcionamiento, por ejemplo”, afirmó Amaya.

Cabe anotar, que esta lucha por la universidad pública ha sido bandera del gobernador de Boyacá, desde su época de líder estudiantil y congresista.

La sesión se realizó este lunes en la Sala de Proyecciones de la UPTC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *