Almojábana: del valor monetario al cultural

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on print
Print

Qué deliciosa es la almojábana, pero qué desfachatez cobrar 12 mil pesos por una. La denuncia proviene de un ciudadano quien no pasó por desapercibida la vitrina de un establecimiento comercial en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá. El excesivo costo refleja el irrespeto por los consumidores y, también, por aquellos campesinos, cocineros, emprendedores, entre otros, que salvaguardan esta preparación tradicional.

El fin de semana pasado el usuario de Twitter identificado como Miguel Jaramillo Luján publicó una imagen donde se observan almojábanas en el local “Amazonia Café” dentro de El Dorado. La etiqueta indica que el precio por cada una es de 12 mil pesos. Jaramillo preguntó a sus seguidores qué opinaban de dicho valor.

Centenares de reacciones se produjeron. Algunos mencionaron los costos elevados de, por ejemplo, un café o desayuno. Incluso, el periodista Gustavo Gómez compartió un gráfico con el valor de las almojábanas en varios establecimientos dentro del terminal aéreo, donde el costo mínimo es de 2 mil pesos. Por su parte, Opain, concesionario de El Dorado, emitió un comunicado señalando las múltiples opciones de los viajeros para cubrir necesidades de todo tipo: 600 locales y más de 100 marcas. Además, referenció el artículo 88 de la Constitución sobre la libre competencia económica para sostener que “la fijación de precios de los productos es responsabilidad exclusiva de cada tenedor de espacio”.

Los 12 mil pesos pueden ser justificados por los costos de arrendamiento, nómina, etc. Sin embargo, producir una almojábana no supera los mil pesos y valdría la pena saber si el local denunciado se las compra a alguien más o si ellos mismos las preparan. Lo anterior porque “Amazonía Café” es una marca perteneciente a la multinacional Mera, grupo económico de origen mexicano con presencia en países como Estados Unidos, Ecuador y Panamá. Una empresa extranjera que está en todo su derecho de comercializar preparaciones consideradas tradicionales en Colombia, pero que con sus precios deja una mala imagen en los viajeros sobre lo nuestro.

Casualmente, el día en que el twittero Luján posteó la imagen, en Paipa se realizaba el Festival de la Ruana, el Pañolón, la Almojábana y el Amasijo. Allí hubo espacio para el concurso “Comelón de almojábanas”. 7 personas competían por comer 4 amasijos lo más rápido posible. De esta manera se recordaba su valor cultural, tradición y representatividad en Boyacá, ya que, así como Paipa, hay muchos municipios como Ventaquemada o Arcabuco donde se preserva y se comercializa desde los mil pesos.

Tenemos muchas opciones, recordando lo dicho por Opain. Más allá del aeropuerto están quienes al borde de una vía o en pequeños espacios ofrecen almojábanas. Igualmente, tenemos emprendedores y microempresarios bajo la marca Soy Boyacá: “Arepas Sumerced” y “Delicias Boyacenses”. Apoyémoslos sin la necesidad de ver si son marcas reconocidas o extranjeras.

Tampoco se trata de desconocer el aporte y papel de las multinacionales en el país o estancarse en la discusión de si es barato o caro el valor de la almojábana. Se trata de ver cómo se vincula una preparación gastronómica con la cultura boyacense y colombiana. Cuidemos lo que nos define y reflexionemos para evitar ignorarlo por el intercambio de dinero.

Por: Sebastián García C. Estudiante de Comunicación Social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Síguenos en redes sociales

Pico y placa en Tunja

Particulares:
Lunes  1 y 2, Martes 3 y 4
Miércoles 5 y 6 Jueves 7 y 8
Viernes 9 y 0
Taxis: Lunes 7, 8 y 9, martes 0, 1 y 2,  miércoles 3, 4 y 5, jueves 6, 7 y 8, viernes 9 y 0.

Covid-19 en Boyacá

Recibe las noticias en tu correo