El campo y la comida en medio del paro

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on print
Print

El agro colombiano ha vivido muchas crisis económicas. Es un círculo vicioso del cual no se ha podido salir de manera definitiva. Cada año son recurrentes problemáticas como el bajonazo de precios, sobreoferta y daño a los cultivos en épocas de lluvia o sequía. La afectación a los productores boyacenses se incrementa de forma dramática ante los bloqueos de vías en medio del paro nacional que impiden el transporte de alimentos.

Más de 1 millón de litros de leche, 96 toneladas de fruta, 551 de hortalizas, 19 de carne, 85 de trucha y 250 de panela han sufrido afectaciones o se han perdido a causa de los bloqueos de vías en Boyacá. Esto representa 7500 millones de pesos en pérdidas. Dichas cifras las entregaba el miércoles pasado la Mesa Departamental de Coordinación para el Abastecimiento y la Seguridad Alimentaria, en cabeza de la Secretaría de Agricultura. Con el pasar de las horas, asciende a 22 mil millones de pérdidas, según reportaba el viernes el secretario Luis Gerardo Arias.

La leche en municipios como San Miguel de Sema se ha tenido que botar. Las vacas deben ser ordeñadas diariamente y sin la posibilidad de movilizar la producción, los ganaderos no hallan más soluciones. Desconcierto genera ver las imágenes de decenas de cantinas siendo regadas en alcantarillas, situación que la CAR ha denunciado por afectación a las fuentes hídricas. Sin embargo, en otros municipios, por ejemplo, Paipa, Duitama, Sogamoso y Tunja, las autoridades han promovido jornadas de “lechetón”. Ahí está una valiosa solución en la que los ciudadanos se concientizan de comprar “lo de la tierrita”. Por lo tanto, el llamado es a continuar incentivando estos espacios e implementar mercados campesinos locales que ayuden a sobrellevar la crisis.

De otro lado, es necesario mantener el diálogo con las personas que obstruyen las vías para abrir corredores humanitarios y evitar el cierre de ciudades y municipios. No es pertinente seguir escalando la represión y mandar mensajes de amenaza desde las instituciones. El fiscal Francisco Barbosa es uno de ellos al echar más candela al fuego diciendo “me voy a quedar con los camiones”, al referirse a la expropiación de los vehículos presentes en los bloqueos.

El apoyo a las movilizaciones sociales es indudable. Por medio de ellas, Colombia tiene la oportunidad de cortar los problemas de raíz y direccionar su camino hacia la equidad y justicia. Lo anterior, siempre y cuando el gobierno del presidente Duque logre acuerdos (y los cumpla) con todos los sectores, entre ellos el agropecuario para salir del círculo vicioso. En paralelo, debe garantizarse el abastecimiento y la movilidad de los productos. Las cosechas, ordeño, cría de animales, es decir, el campo y la comida no pueden parar porque dejarían sin un plato a más colombianos y boyacenses.

Por: Sebastián García C. Estudiante de Comunicación Social.

¿Quieres apoyar nuestra labor?
Suscríbete con un aporte voluntario para tener contenido exclusivo. Tus aportes ayudarán a mantener viva a la prensa independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Síguenos en redes sociales

Pico y placa en Tunja

Particulares:
Lunes  1 y 2, Martes 3 y 4
Miércoles 5 y 6 Jueves 7 y 8
Viernes 9 y 0
Taxis: Lunes 7, 8 y 9, martes 0, 1 y 2,  miércoles 3, 4 y 5, jueves 6, 7 y 8, viernes 9 y 0.

Covid-19 en Boyacá

Recibe las noticias en tu correo
Podcast: [En Contexto]