10/17/2020

Facetas de Boyacá

Noticias y opinión

“Indignante celebración del Bicentenario”, Movimiento Comunero Ambiental

3 minutos de lectura

La última y más decisiva batalla por la libertad y la independencia de nuestra patria ocurrió en territorio boyacense hace doscientos años. Desde que se empezó a hablar de la celebración del bicentenario, los boyacenses albergamos la idea de participar masivamente en dicha celebración y que el país haría su reconocimiento a Boyacá como tierra de la libertad. Pero ni siquiera al gobernador le dieron el puesto que ameritaba como anfitrión del evento, lo sentaron atrás y apenas le dieron el uso de la palabra.

A los secretarios de su gabinete no los dejaron entrar ni a muchos periodistas de los medios de comunicación boyacenses. Más importancia le dieron a una cantidad de políticos corruptos que aparecieron sonrientes en primer plano, incluyendo uno de los más cuestionados de Boyacá, perteneciente al partido político del sub-presidente.

Al pueblo boyacense, dueño de este territorio, gente sencilla, amante de su tierra, cuidadora de la naturaleza, gente trabajadora, que es la que produce lo que en Bogotá se comen, no lo dejaron ni arrimarse. Les tocó ver desde la loma. Que irrespeto! Si Bolívar resucitara levantaría su espada para que los que se apoderaron del escenario de la patria respeten el territorio que estaban pisando.

Peor aún el irrespeto contra los integrantes del Movimiento Comunero Ambiental quienes han sabido defender el territorio boyacense contra los megaproyectos petroleros y mineros. Los trancaron en la vía, no los dejaron marchar y les mandaron la fuerza bruta del ESMAD, a pesar de que ellos habían informado previamente a las autoridades e incluso un comandante de la policía los había llamado amablemente a ponerse a la orden para garantizar su marcha sin contratiempos ni accidentes. En 1781, las autoridades españolas con la complicidad del arzobispo Caballero y Góngora pararon a los comuneros liderados por José Antonio Galán en el “Puente del Común” para que no llegara a la capital. Los traicionaron y después los asesinaron atrozmente.

Por lo visto, los del gobierno central pasaron por encima de todos los boyacenses, ni siquiera a la policía le permitieron asumir la dirección del operativo de seguridad. En cierta manera tienen razón porque este gobierno en vez de consolidar la paz, lo que ha logrado con su sectarismo es que la guerra y la inseguridad se hayan intensificado y que tantos líderes sociales estén siendo asesinados. Por eso pusieron varios cordones de seguridad, porque el miedo los acorrala.

La gobernación emitió un comunicado en el que aclaran que el control lo tuvo presidencia, vicepresidencia y ministerio de cultura y lamenta la exclusión de que fueron objeto los boyacenses. Todos los que habitamos en este departamento, nos sentimos profundamente indignados y por eso instamos al Gobernador, Dr. Carlos Amaya, a que convoque a todos los alcaldes, gobierno departamental, a los ambientalistas, a la gente de los campos, pueblos y ciudades boyacenses, a programar conjuntamente un acto de desagravio en el Puente de Boyacá, abierto a todo el pueblo boyacense.

*La anterior es una sección de opinión que no compete a este medio de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *