La ciudad de las oportunidades escondidas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on print
Print

Tunja tiene muchos retos para brindar mejores opciones de vida a sus habitantes. El desempleo no ha dado tregua y antes del arribo de la pandemia ya era preocupante. A la par con las medidas para contener la crisis sanitaria, se evidencia una afectación negativa en la economía de los hogares. Todo esto en medio de promesas y planes de la administración municipal para reactivar la ciudad, atraer inversión y generar empleo.

15,9% era la tasa de desempleo en la capital boyacense para marzo de 2020, una cifra mayor al promedio nacional. Un año después, se reporta 19,8%, es decir, 1 de cada 5 tunjanos no tiene trabajo. Sin embargo, a las anteriores estadísticas del DANE hay que sumar otros estudios de dicha entidad como Pulso Social y la Gran Encuesta Integrada de Hogares, los cuales siguen mostrando la difícil situación de los ciudadanos.

Cerca de 90 mil personas están en situación de pobreza monetaria, mientras unas 30 mil se clasifican en pobreza monetaria extrema. Por lo tanto, a 120 mil, quienes representan más de la mitad de los habitantes de Tunja, no les alcanzan los ingresos para compensar sus necesidades de alimentación y vivienda. Además, deben lidiar con los altos costos de diferentes productos y servicios, ya que la inflación está por encima del promedio nacional, con una variación del índice de precios al consumidor (IPC) de 0,74% durante abril de 2021. Gran parte de los consultados por el estudio Pulso Social dice no tener mayores posibilidades para comprar ropa, zapatos y alimentos, ni tampoco para ahorrar alguna porción de sus ingresos. El 51,7% de los tunjanos considera que la situación económica de su hogar es peor comparada con la de hace 12 meses.

“(…) No deja de ser un reto para las autoridades locales, nacionales y para la misma gente, en su búsqueda de resiliencia económica”, mencionaba en una entrevista Jacinto Pineda, economista y coordinador académico de la ESAP en Boyacá y Casanare. Ese es el reto que piensa asumir la administración del alcalde Alejandro Fúneme. Hace algunas semanas se anunciaba el proyecto del campus “CEmprende” junto con INNpulsa para ofrecer un espacio a emprendedores y ciudadanos de la mano de becas, estrategias y programas de formación digital. Firmó 9 convenios estratégicos con instituciones educativas y entidades con el fin de fortalecer sectores, como el turístico y rural, mediante la generación de 1600 empleos. Están planeando desde Secretaría de Desarrollo establecer una zona franca que permita a Tunja ser la quinta ciudad más competitiva del país. La eficacia en la ejecución de dichos planes demostrará si la ciudad puede reactivarse plenamente. No obstante, aún se espera que se ponga en operación el Parque Agroalimentario, entregado hace un mes, de cual se tienen contemplados 1.500 empleos directos e indirectos.

Es cierto que Tunja es un lugar importante para la formación en educación superior, tanto así que se le ha denominado la ciudad universitaria. Pero las pocas oportunidades laborales hacen que muchos migren a otras partes del país. Como los tesoros, las oportunidades están escondidas y se necesita de acciones políticas y gubernamentales para sacarlas de la oscuridad.  

Por: Sebastián García C. Estudiante de Comunicación Social.

¿Quieres apoyar nuestra labor?
Suscríbete con un aporte voluntario para tener contenido exclusivo. Tus aportes ayudarán a mantener viva a la prensa independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Síguenos en redes sociales

Pico y placa en Tunja

Particulares:
Lunes  1 y 2, Martes 3 y 4
Miércoles 5 y 6 Jueves 7 y 8
Viernes 9 y 0
Taxis: Lunes 7, 8 y 9, martes 0, 1 y 2,  miércoles 3, 4 y 5, jueves 6, 7 y 8, viernes 9 y 0.

Covid-19 en Boyacá

Recibe las noticias en tu correo
Podcast: [En Contexto]