Minería fatal

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on print
Print

Nueve personas se suman a los fallecidos en minas de Boyacá. Hay registro de más tragedias pasadas, con las cuales el departamento ha ocupado el primer puesto de emergencias mineras y víctimas mortales en el país. Solo la vigilancia, control y capacitación evitarán más decesos.

El último hecho lamentable en socavones del departamento se presentó en Socha. El viernes 11 de junio una explosión originada en una mina de carbón afectó a 12 trabajadores, 9 de los cuales perdieron la vida. La causa sería la acumulación de metano y polvo de carbón.

El accidente no es el único de este 2021, pues hay registro de tres más. Una mina ilícita de Tasco explotó el 22 de febrero y provocó dos muertes. A comienzos de marzo, el joven Jhon Jairo Fuentes murió luego de quedar sepultado en un socavón de Socotá. La búsqueda de su cuerpo fue suspendida por la Agencia Nacional de Minería (ANM) ante la inestabilidad del terreno. No obstante, los familiares y habitantes del municipio continuaron el proceso de manera voluntaria hasta encontrarlo días después. En Sativanorte otros dos mineros fallecieron el 24 de marzo.

Al mirar hacia atrás más vidas se han perdido. Boyacá fue el departamento con mayor número de emergencias mineras y muertos, entre enero y noviembre de 2020: 51 sucesos y 42 fallecidos. Así, Colombia registró 152 víctimas, 59 de ellas trabajaban en minas ilícitas. Las causas comprenden explosiones, derrumbes o atmósferas viciadas, según los reportes de la ANM.

El aporte económico de este sector a las regiones y familias es innegable. De acuerdo con el medio La República, más de 350 mil empleos se generan en el país y la contribución al Producto Interno Bruto (PIB) es del 2.2%. Sumado a ello, la explotación minera en Boyacá, para 2019, transfirió casi 30 mil millones de pesos al Sistema General de Regalías, recursos que son distribuidos para diferentes programas sociales. Sin embargo, la obtención de recursos económicos debe estar ligada a actividades con las cuales no se arriesgue de manera extrema la vida.

¿Qué hace la ANM para prevenir accidentes? En la primera parte de su página web (https://www.anm.gov.co/) contiene banners grandes que dirigen a capacitaciones e información. Por ejemplo, se invita a un curso en “prevención de explosiones de gas metano, polvo de carbón y plan de emergencias” para “Ingenieros de Minas y Metalurgia, Tecnólogos de Minas o profesiones afines, o profesión de técnico de seguridad y salud en el trabajo (…)”. Hay otro enlace para un “Decálogo de ventilación en labores subterráneas de Colombia”. Ahora, la duda es ¿en terreno o en las minas de Boyacá y Colombia los trabajadores están realmente capacitados?

La ANM parece ser diligente al momento de citar audiencias con las comunidades en los municipios, uno de los pasos para autorizar actividades mineras. Con aquella diligencia debe también ejercer vigilancia y capacitación en cada socavón. Si son ilícitos, esta y las demás autoridades deben actuar. Además, Colombia, como uno de los países que más exporta carbón, debe garantizar la seguridad y evaluar nuevas alternativas para esta actividad porque ya son conocidos los efectos nocivos en el medio ambiente y la generación de CO2.    

Por: Sebastián García C. Estudiante de Comunicación Social.

¿Quieres apoyar nuestra labor?
Suscríbete con un aporte voluntario para tener contenido exclusivo. Tus aportes ayudarán a mantener viva a la prensa independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Síguenos en redes sociales

Pico y placa en Tunja

Particulares:
Lunes  1 y 2, Martes 3 y 4
Miércoles 5 y 6 Jueves 7 y 8
Viernes 9 y 0
Taxis: Lunes 7, 8 y 9, martes 0, 1 y 2,  miércoles 3, 4 y 5, jueves 6, 7 y 8, viernes 9 y 0.

Covid-19 en Boyacá

Recibe las noticias en tu correo
Podcast: [En Contexto]