No al “sálvese quien pueda”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram
Share on print
Print

¿Qué hemos hecho mal? Esa pregunta surge luego de evidenciar la situación sanitaria en el departamento de Boyacá producto del covid-19. Las autoridades insisten en la ampliación hospitalaria realizada, pero esta semana no encontraron más opción que pedir confinamiento durante el puente festivo; petición rechazada por el Gobierno Nacional. Con la apertura de distintos sectores, cada quien no puede actuar por su cuenta porque solo las acciones conjuntas nos permitirán salir del tercer pico.

Iniciamos el mes de junio con el mayor número de casos reportados en un día: 960. Es un récord para el departamento en toda la época de pandemia. Una cifra para avergonzarse y reflexionar de inmediato. Al cierre del viernes, Boyacá contaba con más de 70 mil casos totales del nuevo coronavirus y más de 1600 fallecidos. La ocupación de UCI y hospitalización general en Chiquinquirá, Puerto Boyacá y Soatá ha superado el 100%. Por ello, Soatá se encuentra en confinamiento hasta el 15 de junio. El Hospital San Rafael y la Clínica Medilaser de Tunja, a donde llegan pacientes remitidos de otros municipios, se declararon en emergencia funcional por la sobreocupación. Lo anterior es solo un esbozo de números detrás de los cuales están vidas y familias.

“Este será el último confinamiento total en Boyacá en el marco de la pandemia (…). Es necesario tomar medidas ya, para que las próximas semanas podamos comenzar con reactivación biosegura”, sostenía el gobernador Ramiro Barragán al solicitar el cierre para el puente festivo. La respuesta desde el Ministerio del Interior fue negativa, porque dicha medida debe ser considerada por los municipios con ocupación UCI mayor al 85%.

El cierre se dialogó con los gremios económicos, según dio a conocer Barragán. Ello muestra la necesidad de llegar a concesos y actuar de manera conjunta. Más allá de las autoridades y los representantes de los distintos sectores estamos nosotros, quienes somos los responsables de cumplir cada una de las medidas. Ya lo decía Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud: “El gobierno y la ciencia pueden dar pautas, pero, a la postre, todo se reduce a una decisión personal. Los gobiernos, los científicos tienen que ayudar con información, pero al final todo se reduce a las personas y a las comunidades”.

¿De qué sirven las acciones para fortalecer el golpeado sistema de salud, si usted porta el tapabocas en la barbilla, no se lava las manos continuamente, se reúne con varias personas sin respetar la distancia, entre otros? Es evidente que la ampliación de 66 a 268 camas UCI, la destinación de la Clínica Canelones para covid-19, la adecuación del Hotel Hunza para atención hospitalaria y la instalación de hospitales de campaña en Tunja y Duitama no es suficiente para el desborde de contagios. Todos tenemos la responsabilidad de lo que está sucediendo. La única justificación no pueden ser las aglomeraciones de las protestas por el paro nacional cuando hay ciudadanos incumpliendo las medidas en otros escenarios. La vacunación es la salida, pero mientras avanza, evitemos en el futuro inmediato más desgracias.

Por: Sebastián García C. Estudiante de Comunicación Social.

¿Quieres apoyar nuestra labor?
Suscríbete con un aporte voluntario para tener contenido exclusivo. Tus aportes ayudarán a mantener viva a la prensa independiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Síguenos en redes sociales

Pico y placa en Tunja

Particulares:
Lunes  1 y 2, Martes 3 y 4
Miércoles 5 y 6 Jueves 7 y 8
Viernes 9 y 0
Taxis: Lunes 7, 8 y 9, martes 0, 1 y 2,  miércoles 3, 4 y 5, jueves 6, 7 y 8, viernes 9 y 0.

Covid-19 en Boyacá

Recibe las noticias en tu correo
Podcast: [En Contexto]