Vie. Sep 25th, 2020

Facetas de Boyacá

Noticias y opinión

No hay nada más amargo que la verdad

2 minutos de lectura

No hay nada más amargo que la verdad, para la muestra un botón: el incisivo discurso de Greta Thunberg sobre el cambio climático.

Al ver las palabras de esta joven muchas cosas vinieron a mi mente, pero nunca pensé que la gente se indignara por la forma en que dijo su discurso y no por lo que dice su discurso. La han llamado marioneta, niña rica, sobreactuada y se han mofado del hecho de que no haya derramado una sola lágrima en medio de su intervención. Yo me pregunto, más allá de sus duras palabras y su agresiva actitud, ¿no deberíamos enfocarnos en lo que dice?

Esta joven muy a su estilo ha hecho lo que miles de dirigentes no han sido capaces, hablar de una realidad incómoda que muchos no vemos desde la comodidad de nuestras redes sociales, pero que existe. El cambio climático representa una grave amenaza para el desarrollo mundial y el futuro de las próximas generaciones. Si no se adoptan medidas urgentemente, los impactos del cambio climático podrían empujar a la pobreza a 100 millones de personas más para 2030.

Según el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), “las consecuencias para el clima de un aumento de la temperatura de 2 °C son mucho mayores que en el caso de un incremento de 1,5 °C, y no estamos bien encaminados en ninguno de estos dos escenarios. En el caso de un aumento de la temperatura de 1,5 °C, el número de personas expuestas a riesgos relacionados con el clima y susceptibles a caer en la pobreza se podría reducir en varios cientos de millones en comparación con un aumento de 2 °C”. Sin embargo a pesar de las desalentadoras cifras y los graves pronósticos, la mirada del  mundo se centra en lanzar tomates a Greta y a desvirtuar el peso de sus palabras.

Es compresible que se ataque al mensajero ya que resulta más fácil que actuar frente al cambio climático, lo cual supondría una modificación del actual estilo de vida a nivel planetario, cambios en los hábitos de los millones de seres humanos, adoptar costumbres que no estén dirigidas al consumismo sino al reciclaje y el cierre o reforma de miles de fábricas y empresas que contaminan el aire y el agua. En resumen, resolver el cambio climático costará dinero y muchos sacrificios.

Los invito a reflexionar más allá de los memes y más allá de los ataques para ver quién es la marioneta, si Greta por decir sin tapujos una verdad incómoda, o nosotros por repetir con los ojos cerrados los ataques a una niña que habla de cosas que no queremos escuchar.

Por: Marbet Moreno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *