Sáb. Sep 26th, 2020

Facetas de Boyacá

Noticias y opinión

Tibaná no quiere más minería

2 minutos de lectura

La comunidad del municipio de Tibaná ha manifestado su preocupación por la adjudicación de licencias mineras en el sector, ya que esta región ha sufrido el impacto negativo de las actividades extractivas en el pasado y temen que los ecosistemas y las fuentes de agua se vean afectadas nuevamente.

Mauricio Romero concejal de Tibaná indicó que ya se realizó una reunión con la comunidad en el lugar donde se piensa realizar una nueva explotación de carbón. Allí se escuchó a las autoridades ambientales, a la alcaldía y a los pobladores.

“La comunidad manifestó su inquietud por este proyecto, puesto que hace menos de 10 años ya se habían presentado deslizamientos de tierra y se secaron las fuentes de agua del sector a causa de la minería. Además se generó un daño social a causa de la explotación dado que quienes trabajan en las minas son en su mayoría personas que no son de la región lo que choca con nuestras tradiciones y costumbres”, indicó el concejal.

Voceros de la Corporación Autónoma Regional de Chivor Corpochivor explicó que se cuenta con un plan de manejo ambiental del año 2011, el cual debe ser actualizado cada cinco años, lo que deja en evidencia la necesidad de actualizarlo nuevamente para no afectar a la comunidad en las condiciones actuales del territorio.

La Alcaldía municipal por su parte indicó que se garantizará el cese de actividades en la bocamica hasta que se presente el nuevo plan de manejo ambiental; sin embargo los habitantes de Tibaná expresaron abiertamente que no quieren más proyectos mineros en su territorio y que utilizarán todas las herramientas de participación ciudadana para detener estos proyectos.

Tibaná  ya ha sufrido los estragos relacionados con las actividades extractivas en sectores como las veredas Piedras de Candela y Supaneca que tradicionalmente han sido productoras de caducifolios (ciruela, pera, durazno y manzana). Al introducir la actividad minera en estos sectores se vieron afectadas las fuentes hídricas y en consecuencia la producción agrícola decayó generando problemas económicos y sociales que desencadenaron hechos de violencia en dichos sectores.

“Queremos que se respete nuestro medio ambiente y nuestra vocación agropecuaria”, puntualizó el concejal Romero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *