10/14/2020

Facetas de Boyacá

Noticias y opinión

Un estudio realizado por Profamilia en Tunja evidencia alta desinformación sobre aborto

4 minutos de lectura

Un reciente estudio publicado por Profamilia, en el que se indagó sobre los conocimientos de la población en general de: Tunja, Bucaramanga y Popayán frente al aborto reveló que, aunque existe conocimiento generalizado sobre su legalidad, se ignoran ampliamente las causales que lo permiten. Según los hallazgos, un 80,8 % de las personas encuestadas aseguró no identificar cuáles son los lugares autorizados para acceder a un aborto legal y seguro en su ciudad.

Publicidad

El estudio titulado: “Necesidades y oportunidades para el aborto seguro – Un análisis en tres ciudades de Colombia”, financiado por la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF/RHO) profundizó sobre las necesidades y las oportunidades que tienen las mujeres y personas gestantes para la garantía de sus derechos reproductivos, demostrando que la desinformación existente se puede materializar en barreras de acceso al servicio de aborto.

“El informe nos entrega evidencia sobre la existencia de las barreras que continúan limitando dónde, cuándo y cómo una mujer, una niña o una persona con capacidad de gestar puede acceder al aborto de forma segura, legal y sin discriminación. Hay que enfatizar que el aborto inseguro constituye un problema de salud pública, justicia social y equidad de género”, explicó Marta Royo, Directora Ejecutiva de Profamilia.

Dentro de los resultados del estudio se evidencia que la mayoría de las personas encuestadas reconocieron que el aborto en Colombia es legal en algunos casos: 72% en Bucaramanga, 66% en Tunja y 48% en Popayán. Sin embargo, ignoran las causales que, bajo la Sentencia C-355 de 2006, despenalizan parcialmente el aborto en el país.

Por otro lado, cuando se les preguntó a los encuestados de todas las ciudades si están de acuerdo o no con el aborto, el 43,8% mencionó no estar de acuerdo en ninguno de los casos.

Sin embargo, al desagregar la información por ciudad se revela una gran diferencia entre una y otra, destacándose el caso de Popayán en donde el 72,6% de las personas encuestadas mencionó no estar de acuerdo con el aborto en ningún caso. Por su parte, en Bucaramanga y Tunja el 33,1% y el 29,4%, respectivamente, afirmaron estar en desacuerdo en todos los casos.

De igual manera, el estudio confirma la existencia de desigualdades que generan barreras de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, y reconoce que las poblaciones históricamente discriminadas e invisibilizadas, como las niñas, las adolescentes, las mujeres indígenas, las personas con discapacidad y las mujeres migrantes, enfrentan dificultades particulares para acceder al aborto. Adicionalmente, la investigación llama la atención sobre  la importancia de visibilizar a los hombres trans y a las personas no binarias como posibles usuarios de este servicio.

Por otro lado, en lo relacionado con la prestación de los servicios de salud sexual y reproductiva, llama la atención sobre la necesidad de difundir información clara y masiva acerca de la disponibilidad y oferta de servicios para así facilitar y garantizar el acceso. También, exhorta a mejorar la capacitación, entrenamiento y sensibilización del personal de salud encargado de la prestación de los servicios, especialmente al momento de brindar atención a las poblaciones vulnerables y en mayor desventaja social, como las anteriormente descritas.

Recomendaciones para continuar avanzando en el aborto seguro:

·         En este sentido, es necesario seguir avanzando hacia la despenalización legal y social del aborto para fortalecer la disponibilidad de servicios de aborto seguro, eliminando el delito del Código Penal y transformando los tabúes y estereotipos de género alrededor de la reproducción.

·         Además, se necesita el cumplimiento de los requerimientos mínimos para garantizar el aborto seguro. Esto implica tener en cuenta que los estándares considerados como adecuados y seguros para la prestación del servicio son diferentes para cada persona, dependiendo de la duración del embarazo y del tipo de aborto que necesite (farmacológico o quirúrgico). Dichos estándares se han ido actualizando conforme ha surgido nueva tecnología y evidencia sobre el tema.

·         Para brindar una atención integral y de calidad a las personas en la base de sus necesidades, identidades y circunstancias, se considera necesario adaptar los servicios de aborto seguro pensando en las personas, esto es posible mediante: ajustes razonables al momento de la prestación del servicio para que las decisiones que tomen estén bien informadas y sean autónomas; así como la incorporación de enfoques que

permitan su reconocimiento y el de sus cosmovisiones (por ejemplo, enfoques interculturales para la atención de las personas indígenas).

Finalmente, el acceso al aborto seguro y legal hace parte de los Derechos humanos de las personas, en especial los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, y su garantía se encuentra dentro de las metas de la Agenda de Desarrollo Sostenible para alcanzar la igualdad de género. Las barreras y dificultades en el acceso a los servicios de salud sexual y salud reproductiva, incluido el aborto, tienen efectos negativos sobre la vida de las personas. Profamilia, como organización líder en salud sexual y salud reproductiva, reconoce la importancia de generar y difundir evidencia sobre este tema para seguir trabajando hacia la prestación de servicios de aborto seguro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *